Tavi Para Cirujanos Cardiovasculares

Tavi Para Cirujanos Cardiovasculares

Como es bien sabido el uso del implante trascateter de prótesis valvular aortica (TAVI), después del estudio inicial denominado PARTNER, se ha incrementado para el tratamiento de la estenosis aortica grave sintomática, donde se demostró sus beneficios en pacientes de alto riesgo o aquellos considerados inoperables. Posteriores estudios como el SURTAVI, PARTNER II, GARY se abrió la puerta para manejar a los pacientes de riesgo intermedio, con resultados benéficos para su uso.

Este procedimiento (TAVI o TAVR) ha sido manejado desde 2002, por cardiología invasiva, siendo el Dr. Cribier et al. Los que efectuaron el primer implante en humanos, quedando los cardiocirujanos anexos a un grupo denominado “Heart Team”, que en nombre se escucha bien, pero que no ejecuta realmente sus funciones, para el propósito que fue creado y que en la mayoría de las ocasiones ya ni son llamados a apoyar dichos procedimientos. Esto ha generado no que nos separemos del grupo de cardiólogos hemodinamistas, sino que iniciemos nuestra propia preparación y experiencia en paralelo, para recuperar lo que se ha perdido en estos últimos años. Pero ¿Por qué la Cirugía Cardiovascular es tan necesaria para el paciente en estos procedimientos? TAVI es menos predecible que la cirugía convencional, en donde en esta última como bien sabemos la practicamos a visión directa en forma exangüe, a diferencia como del procedimiento de TAVI, que es a corazón latiendo, en forma indirecta y apoyado con imágenes. Ambas tienen sus indicaciones, ventajas y desventajas. Pero cual es el plus en el manejo de ambos procedimiento, por el cirujano, que este último puede proceder en un momento dado a corregir efectos colaterales de los procedimientos, pasando rápidamente al enfermo a quirófano con la derivación cardiopulmonar; tenemos consciencia que el posoperatorio suele ser problemático sobre todo si tenemos patologías asociadas como (problemas renales, coagulopatías, disfunción ventricular, calificación extrema de la aorta, etc.) pero se tiene la capacidad de reparar daños secundarios post- procedimiento.

La intención de la SMCC es pretender dar apoyo y un aliciente para introducirnos de lleno en el manejo de estas patologías con estas nuevas técnicas en el cuidado de nuestros pacientes.


 

Como es bien sabido el uso del implante trascateter de prótesis valvular aortica (TAVI), después del estudio inicial denominado PARTNER, se ha incrementado para el tratamiento de la estenosis aortica grave sintomática, donde se demostró sus beneficios en pacientes de alto riesgo o aquellos considerados inoperables. Posteriores estudios como el SURTAVI, PARTNER II, GARY se abrió la puerta para manejar a los pacientes de riesgo intermedio, con resultados benéficos para su uso.

Este procedimiento (TAVI o TAVR) ha sido manejado desde 2002, por cardiología invasiva, siendo el Dr. Cribier et al. Los que efectuaron el primer implante en humanos, quedando los cardiocirujanos anexos a un grupo denominado “Heart Team”, que en nombre se escucha bien, pero que no ejecuta realmente sus funciones, para el propósito que fue creado y que en la mayoría de las ocasiones ya ni son llamados a apoyar dichos procedimientos. Esto ha generado no que nos separemos del grupo de cardiólogos hemodinamistas, sino que iniciemos nuestra propia preparación y experiencia en paralelo, para recuperar lo que se ha perdido en estos últimos años. Pero ¿Por qué la Cirugía Cardiovascular es tan necesaria para el paciente en estos procedimientos? TAVI es menos predecible que la cirugía convencional, en donde en esta última como bien sabemos la practicamos a visión directa en forma exangüe, a diferencia como del procedimiento de TAVI, que es a corazón latiendo, en forma indirecta y apoyado con imágenes. Ambas tienen sus indicaciones, ventajas y desventajas. Pero cual es el plus en el manejo de ambos procedimiento, por el cirujano, que este último puede proceder en un momento dado a corregir efectos colaterales de los procedimientos, pasando rápidamente al enfermo a quirófano con la derivación cardiopulmonar; tenemos consciencia que el posoperatorio suele ser problemático sobre todo si tenemos patologías asociadas como (problemas renales, coagulopatías, disfunción ventricular, calificación extrema de la aorta, etc.) pero se tiene la capacidad de reparar daños secundarios post- procedimiento.

La intención de la SMCC es pretender dar apoyo y un aliciente para introducirnos de lleno en el manejo de estas patologías con estas nuevas técnicas en el cuidado de nuestros pacientes.